Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

¿Qué llevar de viaje?

Dejaría en mi maleta un gran espacio para el silencio, como si de un lienzo se tratara y que se vaya salpicando con lo que voy aprendiendo de otros paisajes y costumbres.

Mi bolsa de mano estará llena de olvidos sobre cómo “deben ser las cosas” para ir rellenándola de cómo son, aunque me sean ajenas.
Llevaría un frasquito de confianza, para que cuando el miedo me envuelva pueda dar un sorbo y dejarme caer en brazos de una aventura que, sin entrega, sería hueca y superficial.
Me pondría un calzado cómodo para no tener prisa, dejando que el reloj sólo marque el ahora, y un sombrero de respeto, para en cada paso, poder recoger con todos mis sentidos lo que hay o se mueve a mi alrededor.

Mantendría la cabeza vacía, respirando cada sensación y suceso de mi viaje, no dejando lugar para el juicio, asintiendo a lo que me resulta extraño y abriéndome a la experiencia con la misma actitud de sorpresa y curiosidad, que tienen los niños.
Y al regresar a mi hogar, esperaría a que mi alma alcanz…

Entradas más recientes

La enfermedad es un puente

La vida es experiencia

Dejar ir...

El dolor es un lujo a nuestro alcance

Miedo de perderme

Un instante en la inmensidad

La realidad tiene una ventaja: Es

De vuelta a casa